Volver

La soledad del alma


El desierto
.

 

Mi alma no tiene amigos, ni amor;

ni con quien compartir la mesa.

. . .

Escogí caminos desconocidos
-----------------
--
al desierto...


Temieron los guías,

ni animales de carga, llevaron mis bártulos.


La densa nube gris y la noche,

mis espaldas cansadas.


Sólo mis espejismos.

En el horizonte, el oasis, la palmera,
______________
__
el árbol frutal.


Frutas frescas.

--------
-
-Mis rosas,

--------------------------------------mis versos...

 

. . .

Arena candente.

Rodillas dobladas y un pañuelo
- - - - - - - - - - - --
----------------------------------------------------------------
secando mi frente.


Sola.


No puedo reposar ni apoyar mi cabeza,

no debo dormirme, ni pensar en el agua.


Hasta donde mi fantasma de fe,
-----------------------
intuya el paso,

hasta el basta y la muerte.

. . .

Esquivo mi rumbo del alud lejano,

el instinto me empuja.

Sobrevivo al desierto.
----------------


-
Todavía...

. . .

-El mundo no conocía este desierto virginal.
Esta llanura donde desaparecen las pisadas,
donde se borra el pasado,
donde no llega el pensamiento de mi alma,
donde no se apoyan mis palabras.-

. . .

Mi paso me agrada y me repugna.


El abandono a la arena,

a los últimos caranchos sobre
-------------------------------
------------------------------------------------------------- -
unas rocas parduscas.

. . .

Un ruido cargado de gritos,
---------------------------------
--- -----------------------------------------------------------------
en el silencio permanente.


Qué tristeza...

 

Qué alegría de ver mi templanza,

en mis huesos agotados
-----------------------------
---
y cantarle a la nada...



Cuánta soledad en mis poros...


Mi alma se apresura y se aquieta,

se distiende

---------------------------------------- y solloza... muda...

. . .

Mi alma no tiene amigos, ni amor;

ni con quien compartir la mesa...



Graciela María Casartelli.


Reservados todos los derechos de autor.

 

Volver